12/11/2021

Los valores del fútbol sala que debemos luchar por mantener

El fútbol sala no solo es capaz de transmitir valores deportivos, también enseñanzas que nos ayudarán en el día a día.
Los valores del fútbol sala que debemos luchar por mantener

A lo largo de los años, en Pescados Rubén Burela FS hemos luchado por dar una mayor visibilidad al fútbol sala. Esta lucha no solo viene de la mano de nuestros pícaros y guerreiras en cada uno de sus partidos, sino de destacar y transmitir los beneficios que realizar este gran deporte puede ofrecer. No solo cuenta con multitud de ventajas para nuestra salud, sino que practicar fútbol sala transmite muchos valores que debemos mantener no solo en la pista, sino a lo largo de nuestra vida.

Tanto cuando se enseña a los jugadores en la cantera como cuando se entrena con los profesionales, hay ciertos valores del deporte que nunca se deben perder. Son prácticas que todo jugador debe tener tanto en la pista, a la hora de jugar contra sus rivales o compañeros durante un entrenamiento, como en el día a día. ¿Cuáles son estos valores por los que merece la pena luchar? Te los contamos a continuación.

Humildad

Puedes ser uno de los mejores jugadores que se encuentran en la pista pero, ante todo, debes ser humilde, mostrando esta cualidad tanto en las victorias como en las derrotas. Un buen jugador debe alegrarse de los logros y sus victorias, pero no debe perder de vista el trabajo, esfuerzo y ayuda de cada uno de sus compañeros y entrenadores. 

Al trabajar en la humildad, un jugador es capaz de aceptar las victorias y las derrotas, estudiando con mayor precisión en lo que han fallado y pudiendo, además, comprobar en qué ha sido mejor el rival.

Honestidad

Esta es una de las bases más preciadas en el día a día. Con la honestidad, un jugador es capaz de transmitir confianza e incluso ganar el respeto de sus compañeros y rivales. Ésta, sobre todo, es una cualidad importante de cara a comportarse según las pautas marcadas con las reglas del juego e incluso con los compañeros. Por supuesto, sin afectar a las estrategias de juego como el jugar al despiste para sorprender a un portero durante un penalti.

Respeto e igualdad

Se trata de un pilar fundamental en los valores deportivos. Al igual que la honestidad, con el respeto se logra mostrar a un jugador la importancia de seguir las normas marcadas e incluso el buen comportamiento entre rivales. Además, esta es una cualidad importante para que los jugadores comprendan que la decisión del árbitro debe ser aceptada al igual que los consejos del entrenador deben ser escuchados y llevados a cabo.

A pesar de las diferencias o de pertenecer a otro club, el respeto va unido a la igualdad, demostrando que dos jugadores son iguales en la pista. La habilidad de un jugador y otro no impedirá que estos se vean en pista como dos iguales, asegurándose en todo momento de jugar bajo las mismas reglas.

Disciplina

Junto con el respeto, la disciplina juega un papel importante. Con una buena disciplina, un jugador establece unas normas en el trabajo y en su día a día que le ayudan a alcanzar sus objetivos. Llegar a la hora al entrenamiento, cumplir con la dieta, seguir las reglas, repetir los movimientos que se le indican, prestar atención a las indicaciones del entrenador… Una serie de pautas que siempre le ayudarán a ser mejor.

Compañerismo

A la hora de jugar o trabajar en equipo, jamás se puede ser egoísta. Los compañeros de equipo deben trabajar juntos, codo con codo. Por ello, en fútbol sala se trabaja en el respeto, en pensar más allá de uno mismo y en buscar las estrategias más precisas en equipo. Además de, por supuesto, alegrarse por los logros de nuestros compañeros y colaborar para superar cualquier tipo de dificultad o incluso la derrota.

Motivación

El esfuerzo de un jugador para ser mejor es clave para poder alcanzar todos aquellos objetivos que se proponen. Un jugador debe esforzarse constantemente y ser pacientes ante los errores. Para ello, deben tener una gran motivación, sin dejar de esforzarse jamás y trabajar en la autoconfianza de que, aunque fallen, podrán lograr lo que se propongan, saltándose sus propios límites y afrontando nuevos retos.

Creer en uno mismo y alejar los malos hábitos de la derrota es difícil. Sin embargo, es uno de tantos valores que se trabajan en el fútbol sala y que, por supuesto, en Pescados Rubén Burela FS mostramos tanto a nuestros jugadores más jóvenes como a aquellos que compiten en el nivel más alto. Y es que estos valores no solo sirven para el deporte, sino a nivel personal en su día a día.

Noticias destacadas

El técnico catalán permanecerá dirigiendo el banquillo naranja hasta final de temporada.

Con la Futsal WEC, las Guerreiras Laranxas se alzan en Lugo con su décimo título consecutivo.

Recursos existentes en esa red gallega de apoyo, clasificados según el área de que se trate: psicológica, social, jurídica, económica, laboral, etc.