31/03/2022

Pie de atleta: ¿Por qué son tan comunes los hongos en los pies y cómo evitarlos?

Se trata de un problema muy común entre los deportistas y una enfermedad muy contagiosa.
Pie de atleta: ¿Por qué son tan comunes los hongos en los pies y cómo evitarlos?

A la hora de hacer ejercicio, debemos tener en cuenta varios puntos. No solo debemos ser conscientes de que tenemos que marcar una rutina a cumplir, sino que debemos ser precavidos a la hora de hidratarnos así como de usar la ropa correcta para cada deporte. Sin embargo, los descuidos pasan y, a veces, a pesar de que queramos poner algún tipo de solución, no podemos evitar que el problema suceda.

Cuando pensamos en los problemas que pueden venir de la mano del deporte, no solo debemos pensar en las lesiones y cómo curar estas. También debemos pensar en problemas relacionados con los pies, esos grandes compañeros que permiten que podamos dar cada paso con seguridad. Estos se enfrentan a un problema bastante común llamado pies de atletas. ¿Sabes qué es el pie de atleta? Te contamos qué es y cuáles son sus causas.

¿Qué es el pie de atleta?

El pie de atleta, conocido también como tiña del pie, es una infección que se produce por hongos y que normalmente aparece entre los dedos de los pies. ¿Por qué aparecen? Esto se debe a que este tipo de hongo ataca especialmente a estas zonas debido a los zapatos cerrados que crean un ambiente cálido y húmedo. Por supuesto, no debes pensar que se trata de la única zona puesto que este problema se suele extender también a talones e incluso laterales del pie.

Este hongo suele transmitirse por contacto directo, por zapatos con poca transpiración, uso de calcetines húmedos durante mucho tiempo e incluso estar en lugares con bastante humedad como son las piscinas o duchas de los gimnasios que están constantemente mojados. Por cada uno de estos puntos debes saber que se trata de una enfermedad muy generalizada entre los deportistas.

Cómo saber si tienes pies de atleta: ¿cuáles son sus síntomas?

Los síntomas a la hora de padecer pie de atleta son bastante variados, afectando incluso a personas ajenas a la práctica del deporte. Existen tres tipos de pies de atleta causados por distintos tipos de hongos, aunque estos tres tipos comparten una serie de síntomas que pueden tener más o menos presencia dependiendo del momento en el que se tomen las medidas para su curación. Los síntomas son los siguientes:

  • Ampollas
  • Enrojecimiento de la zona
  • Inflamación
  • Mal olor
  • Picor
  • Piel seca con tendencia a la descamación

En algunos casos más graves, las uñas también pueden verse afectadas. ¿Cómo saber si la uña ha sufrido el efecto del hongo? Esto podemos comprobarlo al ver la decoloración en la zona, así como engrosamiento y, en algunos casos, hasta desprendimiento de la uña. Debemos tener en cuenta que, a pesar de que podamos curarlo, podemos contagiarnos de nuevo puesto que se trata de una infección de muy fácil trasmisión.

Pautas para evitar el contagio del pie de atleta

Sin importar si eres deportista o completamente ajeno a la práctica de este, contagiarse de pies de atleta es sumamente sencillo. En la mayor parte de los casos todo puede resumirse a caminar bajo la lluvia y tener los pies mojados durante mucho tiempo. Por ello, en caso de querer prevenir esta enfermedad, esto es lo que debes tener en cuenta para evitarlo:

  • Lava tus pies diariamente con agua y jabón, secando estos perfectamente
  • Cuando vayas a piscinas o duchas públicas, utiliza chanclas para moverte
  • Asegúrate de utilizar zapatos de buena transpiración 
  • Mantén tus pies secos e insiste en secar correctamente entre los dedos de los pies
  • Utiliza calcetines limpios y, siempre que sea posible, de algodón
  • En caso de contagio, evita tocar las zonas afectadas con las manos, utiliza siempre guantes

Noticias destacadas

El técnico catalán permanecerá dirigiendo el banquillo naranja hasta final de temporada.

Con la Futsal WEC, las Guerreiras Laranxas se alzan en Lugo con su décimo título consecutivo.

Recursos existentes en esa red gallega de apoyo, clasificados según el área de que se trate: psicológica, social, jurídica, económica, laboral, etc.